fbpx

En nuestro DEPARTAMENTO DE PSICOLOGÍA INFANTO JUVENIL contamos con más de 18 años de experiencia en atención a niños y adolescentes , recomendamos acudir a un Psicólogo Infanto – Juvenil cuando existe:

  • Dificultad en las relaciones sociales.
  • Ansiedad, depresión o fobias infantiles.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Dificultades de autocontrol.
  • Falta de concentración en niños y niñas.
  • Fracaso Escolar.
  • Inestabilidad emocional.
  • Irritabilidad.
  • Mejora de la autoestima.
  • Pérdida de apetito, anorexia o bulimia.
  • Pérdida de interés en aquello que anteriormente le gustaba.
  • Problemas con el lenguaje (tartamudeo, afasia, etc.)
  • Problemas de comunicación con los padres.
  • Trastornos en el sueño.

 

Nuestro equipo trabaja de manera interdisciplinar para ofrecer el diagnóstico y el apoyo terapéutico más eficaz, esta compuesto por:

Psicólogos Colegiados

Psicopedagogos

Logopedas

Terapeutas de Familia

Médicos y Pediatras

Arteterapeutas

Musicoterapeutas

Terapeutas Psicocorporales

Psicólogos expertos en niños y adolescentes

 

Pide tu 1º cita gratuita en uno de nuestros Centros de Terapia en VALENCIA, CASTELLÓN o TERAPIA ONLINE y tendrá a su disposición una atención terapéutica especializada en terapia de familia o de pareja.

Registro autonómico de centros sanitarios de la Comunidad Valenciana, número 18235.

Pida su 1º cita gratuita en uno de nuestros Centros de Terapia en VALENCIA, CASTELLÓN o  TERAPIA ONLINE y tendrá a su disposición una atención terapéutica especializada en terapia de familia o de pareja.

La inversión en la terapia infantil es de 70€ en una consulta estándar, pero si contratas un bono de 4 sesiones, cada sesión te saldría a 55€ y por tanto, pagarías 220€ por las 4 sesiones (ahorrando 60€). La única condición del bono es que tendrás que pagar los 220€ por anticipado.

Las conductas del Adolescente no suelen ser patológicas aunque en ocasiones lo parezcan: pueden considerar su aspecto como una de sus prioridades sin estar sufriendo un trastorno, puede que se muestren impulsivos en ocasiones y se descontrolen en alguna de sus batallas por conseguir algunos de sus objetivos, sin sufrir un trastorno de conducta, o también puede que tengan momentos melancólicos y parezcan ensimismados en sus pensamientos sin estar sufriendo una depresión.
Hay muchos momentos en la vida de un adolescente que podrían parecer patológicas; por el contrario son emociones que experimentan todos los adolescentes para construir estrategias de afrontamiento a las crisis vitales que están por llegar.
Si estas conductas fueran de larga duración o demasiado intensas puede que sean la muestra que el adolescente está sufriendo y necesite ayuda.
Si tienes alguna pregunta adicional contacta con nuestro equipo y solicita una primera cita gratuita; te ofreceremos respuestas a tus dudas y solución a tus problemas.

Si, es posible realizar consultas online a través de sistemas de videollamada como skype, facetime o incluso whatsapp. Nuestros psicólogos tienen experiencia contrastada en la realización de terapias a distancia con numerosos casos de éxito. No obstante no recomendados su realización para todos los casos, descartando por ejemplo las terapias a niños. En el caso de requerir una terapia de psicología a distancia, póngase en contactos con nosotros y nuestro equipo de psicólogos evaluará su caso de forma personalizada.
Si tienes alguna pregunta adicional contacta con nuestro equipo y solicita una primera cita gratuita, te ofreceremos respuestas a tus dudas y solución a tus problemas.

En principio, a la sesión entran todos los que quieran entrar. Cuando una familia acude por primera vez a consulta, invitamos a todas las personas que hayan venido a pasar a la sala de terapia.
Una vez allí, les explicamos nuestra manera de trabajar y entre todos decidimos, ¿qué pasa a continuación?:
• Que él o la adolescente se quede con nosotras y los padres pasen a la sala de espera. En este caso, después de hablar con él o la menor, le tocaría el turno a los padres para hablar a solas.
• Que hablemos todos juntos desde el principio.
Optar por una decisión o por otra, depende mucho del tipo de problema que se vaya a tratar y de los deseos del adolescente y/o de los padres. Siempre priorizamos la privacidad, así que si una de las partes prefiere hablar a solas, optamos siempre por esa opción.

El que un adolescente no quiera acudir no quiere decir que no os podamos ayudar. Por experiencia, sabemos que podemos obtener buenos resultados solamente hablando con el padre o la madre.
Si tienes alguna pregunta adicional, contacta con nuestro equipo y solicita una primera cita gratuita, te ofreceremos respuestas a tus dudas y solución a tus problemas.

Hay conductas que podemos observar en niños y adolescentes que pueden ser el inicio de un trastorno psicológico. Mientras que tener miedo a la oscuridad o a estar sólo, o a los perros es algo habitual en niños en edad escolar; cuando la manifestación del miedo se traduce en ansiedad, falta de sueño o apetito; evitación o rechazo desproporcionado y ante la imposibilidad de los padres de dar argumentos convincentes a vista del niño o niña, esto puede ser señal que tal vez  esté desarrollando una fobia.
Si tienes alguna pregunta adicional, contacta con nuestro equipo y solicita una primera cita gratuita, te ofreceremos respuestas a tus dudas y solución a tus problemas.

Un psiquiatra es un licenciado (o graduado) en medicina que ha cursado la rama de psiquiatría, por lo que aborda los problemas de salud mental desde una perspectiva fundamentalmente fisiológica (por ejemplo, recetando fármacos para tratar alteraciones químicas en el cerebro). Suele tratar a personas con trastornos mentales graves como podrían ser la esquizofrenia o la demencia.
Por el contrario, el psicólogo es un licenciado (o graduado) en psicología, capacitado para prevenir e intervenir sobre los problemas relacionados con la salud psicológica, detectando, evaluando y tratando problemas de origen psicológico. Suele tratar a personas sin ningún trastorno mental, que están sufriendo por situaciones o “problemas de la vida” cómo podrían ser tener ansiedad habitualmente, problemas de pareja o un gran malestar por el fallecimiento de un ser querido.

Las conductas repetitivas, obsesiones, manías o rituales deben despertar nuestro interés cuando el niño manifiesta mucha ansiedad si no puede realizarlos y se vuelve rígido en sus pensamientos.

Es habitual que los niños sientan frustración cuando no consiguen lo que quieren y esa frustración se traduce en llanto, enfado, rabia e incluso ira. Sin embargo, si las conductas oposicionistas se repiten constantemente y son de gran intensidad, llevando al niño al constante grito, rebeldía, conducta violenta o incluso agresión al adulto, es aconsejable que se realice una valoración psicológica con el objetivo de ayudar al niño a poner palabras a su malestar entendiendo el motivo de su inseguridad y frustración.

Lo más adecuado son hacer las 3 o 4 primeras sesiones una vez por semana y luego ampliar a 15 días. Si no es posible, podemos empezar cada 15 días, pero el paciente debe tener en cuenta, que de este modo, quizá la terapia no sea tan efectiva y necesitemos más sesiones para alcanzar sus objetivos.
Si tienes alguna pregunta adicional, contacta con nuestro equipo y solicita una primera cita gratuita, te ofreceremos respuestas a tus dudas y solución a tus problemas.

En el Instituto IASE consideramos que la intimidad y la privacidad de nuestros clientes es fundamental y por ello seguimos a rajatabla la Ley Orgánica de Protección de Datos. Podemos garantizar que, salvo en casos muy extremos, como que peligre tu vida o la de otras personas; toda información que tengamos sobre ti (ya sea obtenida en consulta, por teléfono, por email o a través de la web) es estrictamente confidencial y por lo tanto nadie sabrá si acudes a consulta o que te has puesto en contacto con nosotros.

Un peritaje psicológico son los informes redactados por un perito, especialista en psicología, que sirve como fuente de asesoramiento al juez en las cuestiones que se soliciten. Es un documento que contiene información clínica y que tiene carácter jurídico. Debe ser imparcial y el contenido debe mostrarse al juez, a las partes y al cliente bajo su previo conocimiento. Consiste en corroborar o desmentir la propuesta de la demanda jurídica y las razones que nos llevan a tales conclusiones.
Estos informes son muchas veces solicitados en caso de disputas por custodias, abusos, o declaración de daños e invalidez.